Brand Psychology

Mi nuevo despacho

Este titular con esta imagen de hamaca pueden sonar desafortunados, o desubicados como diría un argentino, con todos los problemas de paro que hay en España y en otros muchos lugares del mundo, incluido Estados Unidos.

Pero sí. Este es mi nuevo despacho y este es mi nuevo trabajo: ser yo mismo. Y hacer realidad mi sueño, The Brand Resort.

No todo el mundo tiene la suerte que yo tengo, ni las circunstancias que le permitan emprender. Y mucho menos, no todo el mundo tiene una mujer como la que yo tengo, que me brinda esta oportunidad. Pero más allá de la suerte y las circunstancias, creo que cuando te pones a ser tú mismo, a descubrir de verdad en qué eres bueno y en hacer lo que te gusta, las cosas se te dan.

Recientemente viajé a Madrid y me puse un objetivo para ese viaje: descubrir en qué soy bueno realmente. Y aunque suene un poco simplón, concluí que soy bueno cuando soy yo mismo. Y soy malo cuando intento ser lo que otras personas quieren o esperan que yo sea.

Y no sólo soy bueno cuando soy yo mismo, sino que soy más feliz. Y eso a la vez me hace mejor, y más feliz, y así sucesivamente. Es un círculo virtuoso.

En el viaje de regreso me emocioné. Se me saltaban las lágrimas literalmente. Me tuve que poner las gafas de sol porque estaba casi llorando. Gafas de sol que siempre llevo en la cabeza, porque son parte de mi seña de identidad. Antes, para sujetarme el pelo, porque lo tenía largo y se me caía en la cara. Ahora, que tengo el pelo corto, porque me sale de los cojones y porque así soy yo. Al que no le guste que se joda, es lo que hay.

Hazte el favor de dedicarte más tiempo a ti mismo. Piensa en ti de una forma distinta, súbete a una hamaca durante horas y descubre quién eres de verdad. Como decía Bill Murray en el último Esquire “deja que tu verdadero yo aparezca”.

Si esto que te cuento, tan personal, te parece interesante, seguro que tú también tienes ahí dentro algo especial y único. Algo que eres tú mismo. Sácalo. Saca saca sácalo.

Tu marca necesita vacaciones

Tú eres una marca. Todos sabemos lo que es el personal branding. Pero las marcas también son como tú, tienen su personalidad, su carácter, su salud, su psicología, su humor y hasta sus ganas de mandarlo todo a tomar… viento. Y también sus ganas de tomarse unas vacaciones. ¿Quién no las tiene?

¿Recuerdas la maravillosa película Inside Out o Intensamente? Piensa ahora en el funcionamiento de tu marca con el mismo sistema interno y los mismos componentes. ¿Quién tendría ahora mismo el control de tu marca? ¿Es una marca triste, alegre, miedosa, desagradable o furiosa?

Como dice Cristina Quiñones definiendo el #PsycoBranding, hay que entender de personas tanto como de marcas, porque si las marcas fueran más humanas tendríamos relaciones en vez de transacciones.

El tema es que tu marca es -o debería ser- más humana que nunca, y por eso le vendrían tan bien unas vacaciones. ¿Dónde mejor que en una playa de aguas cristalinas? Con un servicio de spa y relax de lujo, donde mimen a tu marca como nadie antes lo había hecho.

Eso es The Brand Resort. Una marca que hace mejor la vida de las otras marcas.

Mis enemigos me hacen mejor

Sí. Tienes que usar a tus enemigos para no acomodarte, y para mejorar cada día.

Si hay alguien que no se acomoda nunca es Rafa Nadal, luchador incansable en cada pelota aunque lleve mucha ventaja. Ayer comentaba en rueda de prensa que “el ser humano tiende a acomodarse” refiriéndose al juez de silla Pascal Maria, que siempre anda buscándole las cosquillas y le sancionó con un warning cuando iba a sacar su primera bola de set. “Eres muy duro conmigo Pascal” le comentó una vez terminado ese juego. Pero eso es precisamente -tener muchos enemigos y no sólo en la cancha- lo que le da fuerzas a Rafa.

Aunque este comienzo haya sonado un poco a mezcla de Paulo Coelho con Sun Tzú, en realidad este es un blog que va a hablar sobre branding. Lo que pasa es que, en muchas ocasiones, las marcas tienen que actuar utilizando la misma psicología que las personas. Las marcas también tienen enemigos, claro. Y deben pensar en cómo utilizarlos para mejorar.

¿Por qué una marca como Uber está creciendo de una forma tan increíble? Es bien sencillo, porque tiene muchos y muy poderosos enemigos. No hay mejor campaña de publicidad para esta marca que la de los taxistas acorralando y amedrentando a sus usuarios. Me gusta llamar mártires de la marca a esos “early adopters” que sufren en sus carnes la barbarie de los que no entendieron que su industria se ha transformado, y que precisamente son esos usuarios los que la han transformado.

Bienvenido al blog de The Brand Resort, una iniciativa y un espacio para el rejuvenecimiento de las marcas que, al igual que las personas, necesitan parar un momento, reflexionar y reinventarse. Más info en TheBrandResort.com