emprender

Mi nuevo despacho

Este titular con esta imagen de hamaca pueden sonar desafortunados, o desubicados como diría un argentino, con todos los problemas de paro que hay en España y en otros muchos lugares del mundo, incluido Estados Unidos.

Pero sí. Este es mi nuevo despacho y este es mi nuevo trabajo: ser yo mismo. Y hacer realidad mi sueño, The Brand Resort.

No todo el mundo tiene la suerte que yo tengo, ni las circunstancias que le permitan emprender. Y mucho menos, no todo el mundo tiene una mujer como la que yo tengo, que me brinda esta oportunidad. Pero más allá de la suerte y las circunstancias, creo que cuando te pones a ser tú mismo, a descubrir de verdad en qué eres bueno y en hacer lo que te gusta, las cosas se te dan.

Recientemente viajé a Madrid y me puse un objetivo para ese viaje: descubrir en qué soy bueno realmente. Y aunque suene un poco simplón, concluí que soy bueno cuando soy yo mismo. Y soy malo cuando intento ser lo que otras personas quieren o esperan que yo sea.

Y no sólo soy bueno cuando soy yo mismo, sino que soy más feliz. Y eso a la vez me hace mejor, y más feliz, y así sucesivamente. Es un círculo virtuoso.

En el viaje de regreso me emocioné. Se me saltaban las lágrimas literalmente. Me tuve que poner las gafas de sol porque estaba casi llorando. Gafas de sol que siempre llevo en la cabeza, porque son parte de mi seña de identidad. Antes, para sujetarme el pelo, porque lo tenía largo y se me caía en la cara. Ahora, que tengo el pelo corto, porque me sale de los cojones y porque así soy yo. Al que no le guste que se joda, es lo que hay.

Hazte el favor de dedicarte más tiempo a ti mismo. Piensa en ti de una forma distinta, súbete a una hamaca durante horas y descubre quién eres de verdad. Como decía Bill Murray en el último Esquire “deja que tu verdadero yo aparezca”.

Si esto que te cuento, tan personal, te parece interesante, seguro que tú también tienes ahí dentro algo especial y único. Algo que eres tú mismo. Sácalo. Saca saca sácalo.